viernes, 23 de febrero de 2018

NECESITAMOS SENTIRNOS SEGUROS. ¿LA EUTANASIA?.




He leído que algunas personas se muestran comprensivas con la mujer de 83 años, María Luisa M.B., que decidió matar el su hijo, por compasión.
Conozco el estado de la persona asesinada: Ciega, sorda, muda, con retraso mental, y con una movilidad muy reducida. Y sé que la defensa de la anciana, ha podido evitarle la cárcel. (…).Yo también puedo mostrarme comprensivo, considerando las circunstancias. (…).
Puedo mostrarme comprensivo, si!. Pero, quiero Hacer algunas puntualizaciones: 1. En el caso de los animales, la muerte por compasión, está plenamente justificada. Pues no son conscientes de su existencia. 2. En el caso de las personas, solo veo bien la eutanasia, si la persona que sufre, pide reiteradamente ayuda para acabar con sus sufrimientos. 3. La vida no sería vida, si se establece la idea, que otra persona puede quitártela, sin que tú se lo pidas. La seguridad es una necesidad básica. Para vivir de forma humana, es decir, para tener planes, y reflexionar sobre el futuro, y ser razonablemente feliz, necesitamos sentirnos seguros. 4. Como que considero que la seguridad es fundamental, me cuesta defender la decisión de esta señora: “El asesinato altruista solo es defendible, si la víctima, te lo pide infinidad de veces!”. 

sábado, 27 de enero de 2018

LA PROTECCIÓN DEL MENOR. RAZONES.



El niño, desde su origen, la unión de dos células sexuales, hace el mismo camino que ha hecho la vida dentro del planeta. Hay un momento en su desarrollo en el que tiene un cerebro reptiliano y más tarde un cerebro emocional, y finalmente el cerebro de la planificación y la toma de decisiones. Esta parte del cerebro que se desarrolla más tarde es también la que aloja importantes rasgos de la personalidad. 
En la etapa infantil y durante la educación primaria la parte nombrada, es decir, el lóbulo frontal, que todavía está madurando, está muy expuesto a las aportaciones del ambiente: Los mensajes dejan su huella. Las tensiones emocionales también. Y las drogas y los contaminantes pueden dañarlo.
 
Ahora sabemos que mientras la parte del cerebro mencionada no esté totalmente madura la protección debe ser mayor: Vamos con cuidado con los mensajes sexistas, racistas, y también nacionalistas. Procuramos que el niño no sea maltratado y tenemos planes o programas para luchar contra este problema. Y también hay varias iniciativas para combatir el consumo de drogas. Y se intenta que las escuelas no estén donde la contaminación es excesiva.

viernes, 5 de enero de 2018

EL ALCOHOL, LOS MUSULMANES.



Que el alcohol perjudica mucho se sabe. Sin embargo, una buena parte de la población no es consciente de las consecuencias sociales y sanitarias de su consumo. No porque no se haya dicho. En realidad hay tanta información sobre las cosas que dañan la salud, que muchos pueden llegar a pensar, que no se puede consumir de nada, porque todo perjudica. Y que es mejor no hacer caso!. Y es que sucede eso!. Pues, cuando hay mucha información, puede costar separar el grano de la paja. Pasa eso!. El exceso de información, en lugar de orientar, confunde.
 Se sabe que en la Europa del este, se consume mucho más. Y las muertes relacionadas con el alcohol también son mucho más numerosas. Este dato puede ayudarnos a reflexionar y cambiar. El problema del tabaco, casi, lo tenemos controlado. El problema del alcohol, sobre todo entre los jóvenes, no lo tenemos solucionado. Se está considerando. (..).De Rusia, se sabe que la bebida es un problema. Que las únicas regiones que no se pasan consumiendo son las musulmanas.
Y hablando de musulmanes, en Europa, su número aumenta. Los musulmanes no suelen beber. Pronto podremos comparar, si no se ha hecho ya, y ver si la incidencia de ciertos tumores es mucho más baja entre ellos. . Si esto se demuestra, talvez occidente dará un paso hacia esta cultura. Esperamos que ellos den un paso hacia nuestra.

viernes, 22 de diciembre de 2017

LA SALUD Y EL EXCESO DE INFORMACIÓN.





Nos preocupa la salud. Consumimos alimentos sanos, evitamos la vida sedentaria, y huimos de los entornos contaminados. Y escuchamos con atención todo lo que se dice o escribe sobre salud. Los mensajes "Sin sal", "Sin azúcar", "Sin gluten", "Sin grasas", o "Sin aditivos" nos resultan muy significativos. Y además, nos preocupa tanto la salud, que intentamos ser felices, pues, nos han dicho que la felicidad nos hace más fuertes contra la enfermedad y nos alarga la vida.
En este ambiente crece la agricultura ecológica y aumentan los comercios que ofrecen estos productos. Hay más gimnasios y los ayuntamientos ofrecen más espacios para caminar. Incluso, en muchas plazas encontramos aparatos, para activar el cuerpo. Y además crece la oferta de terapias pretendidamente milagrosas sin base científica. Y los laboratorios nos bombardean continuamente con sus anuncios.
La salud nos importa. Hay tanta información, que cuesta separar el grano de la paja. Por eso, tal vez, deberíamos defender una sanidad pública mejor financiada, y mejor diseñada. Una sanidad que defienda nuestra salud y que nos proteja del exceso de información y de la falsedad. En el marco de esta preocupación, he encontrado en la prensa dos artículos muy interesantes: a) Si las familias se implican los enfermos de la UCI mejoran. (LaVanguardia,30-11-17). b) Los Médicos piden control sobre los anuncios de Terapias Alternativas a la Arrixaca de Murcia. (LaOpinion, 5-12-17).